domingo, 3 de febrero de 2013

METAMORFOSIS DEL CLAVEL, Benjamín Aaraujo.


METAMORFOSIS DEL CLAVEL


…pero el alba vino
venía con un nudo en la garganta…
Rafael Alberti




Yo también quise ser caballo,
alguna noche anterior a mi nacencia.
Yo también,
intuyo, que no recuerdo,
intuyo
quise saltar a una alcoba,
ser caballo y ser gallo,
pero sólo recibí pastos amargos,
pese a que el cielo y la mar
se me hacían pequeños
y hubo momentos
en que no supuse que me atragantaba.

Nunca hubo quien me mostrara
que después de los establos
iba a ver sombras.
Y aunque pude hallar lugares
en las sábanas
y amar se me dio como
bendiciones en exceso,
no imaginé que la aurora
no pudiera instalarse todo el día;
aunque sí me lo enseñaron,
sólo aprendí hasta que lo enfrenté:
hay muerte en los campos,
en muchos campos.
Pero enramadas de júbilo y laureles,
Eso no lo viví;
si acaso aluciné
que ocurría, pero siempre
la vigilia me traicionó
con otros finales;
por eso, nomás te pido
déjame escurrir a mares como cascada
mi tristeza infinita,
trenza de desencanto
que acaricio
y que lloro. 

2 comentarios:

Poemas de Sheila dijo...

Bellìsimo poema compadre, y muy triste tambièn. No importan mis pocas palabras ni còmo lo diga, pero eres un gran escritor y persona y te admiro mucho. Mis cariños.

Benjamín Adolfo Araujo Mondragón dijo...

Gracias, comadre Raquel...¡¡¡un abrazote!!!
Solidaria amiga...